Untitled Document
25/6/03
Cada día que pasa, en nuestra profesión, vamos perdiendo capacidad comercial, estamos llegando el punto en donde la distribuidora S.G.E.L. nunca se equivoca (en entregas, en devoluciones) y por tanto no admitirán reclamaciones.

Al parecer han llegado a la perfección (según ellos) con lo que las reclamaciones de los vendedores de prensa dejaran de tener sentido, por lo que el que reclame será porque intenta engañarles.

Ahora, si falta género en la recepción de los paquetes se te informa que el paquete es correcto ya que ha sido previamente controlado mediante el peso (como Distrimadrid, no reflejan el peso en el albarán) y por tanto, siendo una medida totalmente arbitraria, no aceptan la reclamación.

En cuanto a las devoluciones, te contestan que la cantidad recibida en su control no coincide con la enviada por lo que no te abonan la reclamación.

Atados de pies y manos es el sentir de los vendedores de prensa ante las medidas tomadas, unilateralmente, por S.G.E.L. para así atender menos las reclamaciones.